Acerca de El Picacho de Galipán_Lourdes Denis Santana
Make your own free website on Tripod.com
Empresa de Turismo DENIS TOURS
Escribir a Denis Tours
Paquetes turísticos
Posada La Casa de Belén
Restaurantes
Galipán
El Peñón de la Virgen
El Picacho
La Chivera
Hotel Humboldt
Parque Nacional El Ávila
Deslave en El Ávila
Cabré, pintor de El Ávila
Poemas a El Ávila
Mausoleo Dr. Knoche
Museo de las Piedras
Imágenes de Galipán
La Capilla
La Escuela
Fiestas patronales
Una heroína de Galipán
Sendero Belén Santana
Poemas a Belén Santana
La floricultura
Remembranzas
Leyendas y relatos
Enlaces de interés
Webmaster

Autora: Lourdes Denis Santana
Visitar: Página principal

Picacho al fondo, al oeste de Galipán El Picacho es una imponente montaña rocosa ubicada hacia el lado oeste de Galipán. Su vegetación es poco frondosa; con abundantes helechos. Esta impresionante formación puede ser divisada desde distintos puntos del Parque Nacional El Ávila y se ha convertido en un símbolo para los galipaneros.

A diferencia de otras montañas, El Picacho es de relativo fácil acceso. Cuenta con una vereda bien delineada que bordea la cresta de la montaña hasta llegar a su punto más extremo y sobresaliente. La entrada a la vereda que conduce a El Picacho está muy cerca de Boca de Tigre, una intersección en forma de explanada en la que se bifurca la carretera en tres ramales: el que conduce a Caracas, el que lleva al Hotel Humboldt y el que se dirige a Galipán. Desde lo alto de El Picacho puede ser apreciada una majestuosa y espectacular vista del litoral central de Venezuela.

Vista del litoral central desde El Picacho

Picacho El Picacho tiene un importante valor estratégico. En sus borde más sobresaliente está ubicada una caseta de telecomunicaciones así como un conjunto de antenas de diverso tipo. En la actualidad existen agencias turísticas como DENIS TOURS que organizan visitas grupales a El Picacho. El turista es trasladado en vehículo ejecutivo hasta la entrada de la vereda en Boca de Tigre. Desde allí, el recorrido debe ser realizado a pie y tiene una duración aproximada de treinta a cuarenta y cinco minutos.

Picacho Hay quienes le atribuyen poderes magnéticos y esotéricos a la montaña de El Picacho de Galipán. Lo cierto es que todo aquel que tiene oportunidad de admirar de cerca esta formación rocosa queda atrapado por la magia de su impactante belleza y su imponente estructura geológica.

En ocasiones, El Picacho ha sido afectado por incendios. Las labores de extinción es arduo debido a que no se cuenta con cursos de agua en el lugar y los incendios se producen a más de dos mil metros de altura. Cuando se presentan incendios, efectivos de la Guardia Nacional, voluntarios, bomberos del Distrito Federal y de Defensa Civil del Estado Vargas participan con equipos mecánicos como las asperjadoras y los batidores los cuales deben cargar sobre sus hombros con sólo veinte litros de agua.

Entre los pobladores de Galipán, El Picacho ha sido fuente de historias y leyendas.

La Virgen del Picacho

Picacho Según los pobladores, la imagen de la Virgen aparece tallada en el Picacho y se puede divisar desde algunos sitios. Cuentan que en una ocasión un cura de La Guaira mandó a quitar la piedra con el rostro de la Virgen y la mandó a colocar en su Iglesia donde la mantuvo tapada para ser descubierta durante una ceremonia. En el momento de descubrirla, todos se percataron de que la piedra estaba lisa y no había ninguna imagen. Al volver al Picacho, allí estaba todavía la figura de la Virgen. Dicen algunos galipaneros que en ocasiones se observa el manto azul de la virgen con los destellos del sol. A una finca desde la cual se observa la imagen la identifican con el nombre de Santa Elena en honor a la Virgen.

Picacho Leyenda del cementerio indígena

El Picacho también es famoso por la leyenda del cementerio indígena que, según cuentan, existía en uno de sus parajes. Dicen que los indios Caribes enterraban a sus muertos en la montaña. Atraídos por la curiosidad de hallar los restos de dicho cementerio, los pobladores se internaban en sus parajes, pero se perdían cuando trataban de dar con el lugar.

Edición: Febrero, 2002
Copyright © Derechos Reservados

~ En caso de utilizar la información de este documento, se agradece citar la fuente ~