Turismo de aventura en Galipán, El Ávila_Lourdes Denis Santana
Make your own free website on Tripod.com


Empresa de Turismo DENIS TOURS
Escribir a Denis Tours
Paquetes turísticos
Posada La Casa de Belén
Restaurantes
Galipán
El Peñón de la Virgen
El Picacho
La Chivera
Hotel Humboldt
Parque Nacional El Ávila
Deslave en El Ávila
Cabré, pintor de El Ávila
Poemas a El Ávila
Mausoleo Dr. Knoche
Museo de las Piedras
Imágenes de Galipán
Una heroína de Galipán
Sendero Belén Santana
Poemas a Belén Santana
La floricultura
Remembranzas
Leyendas y relatos
Enlaces de interés
Webmaster

Llamado también JARDÍN DE LAS PIEDRAS MARINAS SOÑADORAS. Fue bautizado como MUSEO DE ARTE ECOLÓGICO por la Universidad Simón Bolívar, Núcleo Litoral, conjuntamente con el Colegio de Periodistas, Seccional Vargas, y la Prefectura del Municipio Vargas, el 30 de junio de 1990. Se localiza en San José de Galipán y se puede llegar a él subiendo desde el litoral central y también por la carretera que baja desde San Isidro de Galipán. El espléndido lugar donde se halla enclavado el museo fue originalmente un potrero de cabras, novillos y toros.

El Museo de las Piedras es único en su estilo en el mundo; las obras pueden ser tocadas y pisadas. Es creación del artista Gonzalo Barrios Pérez, quien desde 1967 decidió llamarse Zóez (en griego significa vida) como producto de una revelación con la energía. Zóez nació en Catia (Caracas) el 25-12-1948. Sus padres son: Vestalia Irene Pérez y Gonzalo Barrios Alfonso. Su padre es conocido como el Poeta del Avila o el Poeta de Galipán. Zóez tiene cuatro hijos: Venus, Luna Inca, Júpiter y Marte. Llama la atención el cintillo que usa Zóez en su frente el cual posee tres franjas de colores que representan el Poder, el Amor y la Luz.

El concepto que define la creación artística del Museo es la simbiosis de la Naturaleza y el Universo. La obra se fundamenta en el culto a "lo femenino", a la mujer, como fuente generadora de vida y máxima expresión de las leyes del amor. El museo está conformado exclusivamente por piedras marinas, traídas principalmente de Macuto. Las piedras "son soñadoras porque ellas, al igual que los fósiles, tienen archivada toda la información milenaria del planeta". El artista no modifica el material con el que trabaja; combina las piedras de forma original e ingeniosa, dándoles expresión y cargándolas de significado. Zóez es un compositor de la Naturaleza que extrae y resalta la magia que ella representa. Para este artista, "el mar es el vientre del Universo".

La entrada al museo está constituida por una puerta natural conformada por dos esplendorosos árboles: un cedro (el macho) y un mango (la hembra). Ambos árboles forman un par de columnas que significan la recurrencia eterna de la energía creadora, la continuación de la vida. Para ingresar al museo hay varios requerimientos que son una especie de rito: (a) La presencia de, por lo menos, una mujer; (b) Entrar descalzos a fin de que la experiencia vivencial transmita la armonía de la Naturaleza a través de los cinco sentidos; (c) Entrar sin reloj, el museo no está limitado por la acción del tiempo, se abre al salir el sol y se cierra con el ocaso; (d) Armar y desarmar la escultura llamada El Jardinero, cuyo propósito es cultivar el arte de la paciencia y de la armonía. (e) Caminar sobre las piedras de cada conjunto artístico, como símbolo de mística y comunión con la Naturaleza. Un detalle curioso dentro del museo es el Estacionamiento de Zapatos.

El museo está dividido en tres etapas: (1) EL JARDÍN DE LAS PIEDRAS MARINAS SOÑADORAS: Culto a la mujer; (2) EL CENTRO DEL UNIVERSO: Culto a la madre; (3) EL MUNDO DEL AMOR SUBLIME: Culto a la familia (en construcción). Los visitantes del lugar cuentan con la guia de Zóez o de su asistente. Al recorrer el museo, el turista se recrea con el conjunto de obras artísticas. Entre ellas resaltan: La Espiral de la Vida; La Fecundación; El Huevo Cósmico; Mariposa Anfitriona; Comedor Nupcial; La Eclosión; Monumento a la Luz; La Conciencia Cósmica; Monumento al Amor Sublime; Generador de Inmunidad; Reminiscencia; La Realización; El Embrión; Comunión entre Piernas y Piedras; El Arca de las Leyes Dimensionales; el Pentagrama Acuático Musical; El Camino de los Abatares; Primer Manifiesto de Libertad; Generador de Posibilidades e Imposibilidades; La Nada y la Gestación; Las Confidencias del Mar o Trono en el Cielo. El marco natural que ofrece una majestuosa vista al mar y el cielo, a través de los árboles, representa La Ventana al Mundo.

Según Zóez, en este museo las piedras le hablan y cuentan historias. Cada piedra tiene su razón de ser y de estar. Transmiten armonía y participación. El museo está en reelaboración permanente pues brinda al visitante la oportunidad de realizar sus propias obras. Para ello, en el espacio denominado La Nada y la Gestación, las personas participan en la creación de esculturas de piedras. El público inventó un juego mágico de pedir tres deseos, poniendo la frente y el plexo solar sobre una de las esculturas de piedra. La piedra embajadora o logotipo del museo es la que representa la ley básica y estructural, la ley de la armonía. El Jardín de las Piedras reglamenta el libre albedrío; se puede hacer todo lo que se quiera, menos crear polémica. La escultura llamada La Conciencia Cósmica es la piedra filosofal del museo porque tiene un efecto reflexivo en los visitantes. La gente juega con los ojos cerrados marcando la huella, buscando el vórtice (el centro). Al llegar allí, abre los ojos y se regresa, vuelve a cerrar los ojos y va haciendo reflexología individual.

El museo se rige por sus propias Leyes Dimensionales las cuales consisten en un manual de conducta. No son mandamientos sino propuestas.

LEYES DIMENSIONALES

El extremo del equilibrio es el balance con lo intangible.
¿Creo en mí?
El primer regalo que me dio mi padre Dios es el libre albedrío.
¿Yo lo conservo?
Mi horizonte como ser pensante en el universo es formar conciencia cósmica.
¿Me dirijo ahí?
Mi disciplina es cumplir a plenitud con la creación.
¿Estoy en algo útil?
La creación de la conciencia es a través de la comunicabilidad.
¿Hay comunicación?
Actuar de acuerdo con mi conciencia y no según los bajos instintos.
¿Soy sincero?
Respetar a mis semejantes como a mí mismo.
¿Me respeto?
Tener dignidad, no pedir, crear.
¿Yo pido?
La auto observación permanente conduce al cumplimiento de la ley.
¿Estoy despierto?
La ley es la evolución.
¿Cumplo siempre la ley?
Dios es integración, inteligencia, evolución.
¿Estoy realizándolo?
La armonía interior como base de la armonía exterior
universaliza el equilibrio en la vida de los seres.
¿Soy dramático?
La paciencia como base del equilibrio crea la perfección.
¿Sé esperar?
La alegría y la salud es el estado natural de todo ser vivo.
¿Soy artificial?
El humano que antepone el placer a la salud no es inteligente.
¿Uso la inteligencia?
En la naturaleza todo ser vivo posee una energía inteligente proporcional a su existencia.
¿Yo existo?
Parque Nacional El Ávila Galipán, 24 de diciembre de 1966.

Dentro de los linderos del Museo de las Piedras se encuentra una casa que constituye un museo dentro de un museo. En ella se exhiben obras artísticas que han sido donadas por visitantes y amigos de Venezuela y de diversas partes del mundo. Hay un libro para que las personas expresen sus opiniones y comentarios. La casa cuenta también con un cafetín y una sección destinada a la venta de artesanía.

Autora: Lourdes Denis Santana
Visitar: Página principal


Edición: Febrero, 2002
Copyright © Derechos Reservados

~ En caso de utilizar la información de este documento, se agradece citar la fuente ~