Make your own free website on Tripod.com




Paciente con hipertensión pulmonar

Convivir con HIPERTENSIÓN PULMONAR

Página personal de Migdalia Denis Santana

Mensajes

Mensajes recibidos

Correspondencia recibida de Williams Blanco

Enero 20, 2004
Migdalia, espero me recuerdes, trabajé contigo como Analista de Nomina en El Nacional, Pero en ese poco tiempo me di cuenta que eres una gran profesional y que posees una gran calidad humana. Deseo de todo corazón, que puedas superar esta prueba que Dios te ha asignado. Por lo leído en tu página, has podido ayudar a otras personas. Todos tenemos pruebas muy difíciles, quizás la tuya es sobreponerte y ayudar a otras personas. Pero todo esto no lo hubieras logrado sin tener la fuerza de voluntad con la que cuentas y esos grandes pilares que son tu esposo e hijos. Qué hermoso es contar con una familia tan apoyadora y unida. Migdalia, para mi es un gran orgullo, poder decir que compartí contigo y pude aprender de ti. Te deseo lo mejor. Saludos.

Williams Blanco
Nomi Sistemas, S.A. Sub Gerente de Operaciones

Correspondencia recibida de Germán Sosa

Enero 16, 2004
Buenas, mi querida Migdi, me enteré de tí por medio de nuestro amigo Richard Peréz. Te envío estas líneas para darte un gran saludo para tí y los tuyos. Y apoyarte y a la vez felicitarte por la gran labor que has emprendido, luego de tu enfermedad. Sé y me consta que eres una gran mujer batalladora. Espero que sigas así y que Dios te apoye siempre, que lo va a hacer porque tu eres muy humanitaria. Besos y abrazos a los tuyos.

Germán Sosa


Correspondencia recibida de Adriana Salinas Ochoa

Enero 15, 2004
Hola Migdalia, me llamo Adriana Salinas mucho gusto. Soy de la Ciudad de México pero ya radico en la ciudad de Mérida en el estado de Yucatán, al nivel del mar.... Bueno, te escribo para saludarte y tratar de conocerte un poco más. Una amiga me hizo el favor de pasarme tu página y la estoy tratando de leer, sólo que por momentos no me deja abrir toda la informacion. Yo tengo 25 años y desde octubre de 1999 me detectaron la hipertension pulmonar. La mia es primaria y pues me gustaría que pudiéramos conversar más acerca de los tratamientos y lo que conozcas del tema. Si te soy sincera, he procurado saber lo necesario para no deprimirme, pero la verdad es que siempre he querido hacer algo asi como lo que hiciste con tu página. También quisiera dar a conocer la enfermedad en mi país ya que nuestra sociedad no la conoce y si para uno es dificil pues para la gente que ni siquiera la conoce pues más.... En fin, te mando un fuerte abrazo y en hora buena por tu ánimo!!!! Espero de corazón seguir en contacto contigo y seguir conociendo más acerca de la enfermedad. Escríbeme pronto.

Atentamente,

Adriana Salinas Ochoa


Correspondencia recibida de Héctor Beltrami

Estimada Migdalia:
Hoy leyendo el correo del pueblo leí tu pedido de ayuda y aunque seré franco contigo pues no te puedo ayudar económicamente, quisiera de alguna manera contarte mi historia y ver si te puedo servir de cualquier otra forma. Hace ya dos años y medio me transplantaron el corazón en Houston como consecuencia de una de una serie de infartos y daños que tuve en el corazón y que también me causaron hipertensión pulmonar secundaria . Mi medico aquí me dijo que me quedaban seis meses de vida, a menos que me hicieran un transplante y que mi problema principal serían los pulmones pues mi hipertensión se converteria en primaria. Tengo en la actualidad 47 años y como ustedes tenemos tres hijos.

Yo he logrado que el seguro social me dé las medicinas de transplante y tal vez deberías ver a través de tu esposo qué se puede hacer por ti considerando esa posibilidad. Te diré que el transplante me salió más de 200.000 dólares y antes de eso estuve muy enfermo aqui en Venezuela y pasé más de dos meses en terapia intensiva en el centro Médico de Caracas por lo que casi quedamos arruinados. Para rematar, al final de mi enfermedad me botaron del trabajo y ha sido imposible teniendo una condición cardíaca, como se considera aqui el estar transplantado, volver a conseguir algo. Así que aunque la lucha ha sido muy dura sigo adelante. Por esto es que si no fuera por el Seguro Social no podría pagar las medicinas inmunosupresoras que me mantienen vivo. Como pudimos nos fuimos para Houston y aqui quiero que pongas atención pues allá, en espera de mi nuevo corazón, conocí a dos muchachas que se convirtieron en mi familia, con hipertensión pulmoar y que tomaban FLOLAN. Una de ella en la actulaidad está transplantada de pulmones y lleva una vida normal. Es enfermera y trabaja en el centro de transplante de Houston como asistente. Si tu la hubieras visto y la ves ahora nunca lo creerías. La otra que se llama Deborah todavía está tomando flolan, o que quiero decirte con esto es que tal vez si estas interesada te pudiera dar sus e-mails y el mio tambien y pudieramos hablar mas largamente. Quisiera de alguna manera poder ayudarte aunque sea espiritualmente y amistosamente. Mi e-mail es hbeltrami@net-uno.net

Tendría muchas cosas que contarte. Un fuerte abrazo y que Dios te bendiga.

Héctor Beltrami


Correspondencia recibida de Carlos Díaz

De mi mayor consideración:
Accidentalmente me encuentro en Maracaibo, y he leído su carta, que en el día de hoy ha publicado El Universal. En cuanto a la necesidad que usted tiene de recibir la medicación indicada por su médico tratante, ella es posible de ser solicitada al Estado, de acuerdo a lo que dispone la normativa vigente, ante la falta de otro tipo de cobertura, quien debe de hacer suministro de dicha droga de manera inmediata, al efecto de no poner en riesgo su salud, que resulta lo mismo que decir su vida. La normativa a la que aludo, básicamente son las convenciones internacionales de Derechos Humanos -en este caso la Convención Americana de Derechos humanos- que tiene rango constitucional. Por mi parte, siendo abogado, puedo hacerle llegar más información de usted requerirlo, y si bien es cierto que aquí no puedo ejercer el derecho, ya que soy argentino y me encuentro matriculado en mi país, si podría hacerle llegar ampliación de mi punto de vista sobre la materia, o ponerme en contacto con algún profesional del derecho que usted desee, al efecto de interesarlo en la posibilidad de accionar judicialmente, mediante un proceso de amparo, para poder resguardar su salud.

Quedo a su orden y la saludo con atención.

Carlos Díaz


Correspondencia recibida de Reinaldo Casanova C.

Junio 07, 2006
Estimada Sra. Denis:

El agradecimiento es de todos a quienes usted nos dá una lección de vida y esperanza. Conmovido queda quienquiera lea la crónica de su coraje.

Amiga, yo me he logrado escapar muchas veces a todo tipo de infortunios, de todos los cuales, los de la salud han sido los más delicados. Una inmensa fé en Dios ha obrado verdaderos milagros. Y le hablo de recuperaciones, no una, sino tres, que a los médicos han asombrado. La última, hace dos años, cuando a primera hora de la mañana, luego de varias semanas de exhaustivos exámenes y tres pases por el tomógrafo antes de entrar a quirófano, suspendieron la operación programada porque el tumor en el pulmón había desaparecido por completo.

Aparentemente, a cada adversidad física que logro vencer, aparece otra. Dicen los médicos que todo ello se debe al stress, que cuando no logra manifestarse de una manera, lo hace de alguna otra. Hoy, mi problema está en una incurable de la piel. Nada grave, pero bastante fea y sumamente molesta. Es un verdadero martirio. Sin embargo, no me entrego. Cada día lucho con todas mis fuerzas. Y ya estoy comenzando, con medicina natural, a avanzar.

Igual, cada día doy gracias al Señor por lo que tengo y no me quejo inútilmente de lo que carezco. Tener a mi lado a mi esposa por 35 maravillosos años y saber sanas a mis dos hijas y a mi nietecita, lo considero suficiente gracia. Aunque, nada es perfecto, mis hijas y nieta viven fuera de Venezuela.

Desde el punto de vista material, muy poco podría ofrecerle, pero si algo estuviese a mi alcance, gustoso lo daría. En lo espiritual, le tendré presente como ejemplo y estaré orando porque logre todo cuanto su denodado esfuerzo merece. Y desde el punto de vista práctico, remitiré a todos quienes pueda a visitarle virtualmente en su hermosa página.

Amiga, lo mejor que le puedo decir es: estoy con usted. Y, en la medida de mis modestas posibilidades, si en algún momento usted pensase que este anciano majadero puede serle de alguna utilidad, tenga la seguridad de que como decía aquella vieja canción: I´ll be there.

Reciba mi cordal saludo y mejores deseos en unión de los suyos, muy atentamente, amigo,

Reinaldo Casanova C.


ForoE-mail

Inicio | Mi familia | Caso clínico | Fundación | La enfermedad | Flolan |
Enlaces | Logros | Artículos | Cartas | Mensajes | Libro de Visitas |


Diseño Original: Empresa Órbitas, C.A. Julio, 2001
Re-edición: Lourdes Denis Santana. Enero, 2004

© 2001-2007 Derechos Reservados
Sociedad Hipertensión Pulmonar
Grupo Apoyo Venezuela
PPH Cure Foundation